Críticas: Estrenos. “Le Havre”

                                                                             Gerard Garcia

Sello Kaurismäki

La singularidad y el genio del director finlandés es apreciable en la primera escena de Le Havre, y constituye además  una muestra fidedigna de lo que está por llegar, reflejo de una enorme personalidad para contar, desde un prisma fílmico propio e inconfundible del cineasta y de la sutileza de ese comicismo tan sui generis. Ha conseguido eclipsarme desde ese primer instante, el ver en algo especial un valor, una utilidad capaz de conmoverte por vías insospechadas. Precisamente dicha personalidad y especialidad, resultan tan gratificantes como estimulantes a la hora de plantearse el concepto de la idea cinematográfica en sí misma (ahogándonos hoy en una marea de homogeneidad incesante) y son éstas cualidades lo que convierten al filme en una pequeña joya perdida, una rareza a la que no  queda más remedio que revalorizarse con el tiempo. Aki Kaurismäki (Ariel, La chica de la fábrica de cerillas, Un hombre sin pasado) ha venido demostrando ya desde hace tiempo -y  reiterando recientemente- como se desenvuelve con maestría en el momento de escenificar los ambientes sociales marginales y más desfavorecidos. Maneja con soltura la tragicomedia de los personajes desafortunados que a menudo se ven rodeados de una suerte de seres pintorescos sacados de nadie sabe que lugar, que vienen a formar parte del cuadro bohemio.

El entrañable protagonista de la historia, Marcel Marx (André Wilms), es un escritor parisino de profesión y limpiabotas en la ciudad de Le Havre por convicción. La vida transcurre tranquila en la ciudad portuaria normanda, humilde y sencilla para nuestro protagonista, su estimada mujer Arletty (Kati Outinen) y su fiel y perspicaz perra Laika. Todo transcurre con normalidad, entre su ocupación diaria y su reunión nocturna con sus vecinos y extraños compinches en el lúgubre bar del barrio. Sus vidas cambian cuando se encuentran con un niño negro inmigrante que debe escapar de la policía y de un incansable inspector para poder reencontrarse en Londres con su madre. Estos acontecimientos pondrán a prueba la intrepidez y audacia de Marcel a la hora de ayudar a su nuevo amigo con la inestimable complicidad de sus vecinos para de eludir la persecución policial.

Es encomiable, la manera en que Kaurismäki otorga dignidad personal y orgullo a unos personajes que se encuentran en los estratos sociales más recónditos. Convierte singularidad en distinción, lo estrafalario en elegante. Difunde satisfacción en la humildad y encuentra decencia en la indecencia. Esta percepción idealizada, el bucólico  paisaje urbano trae a la memoria el cine de Jacques Tati. El aire de fairytale que impregna toda la historia, los diálogos inteligentes y el humor, siempre desde su perspectiva estilística particular, no pueden dejar indiferente a nadie.

La selección de la música en toda la película es destacable, de buen gusto. Me ha parecido soberbia la escena en que aparece Little Bob -músico que se interpreta a sí mismo- que culmina la representación de la extravagancia como virtud, convertida en sofisticación. Al acabar la película, abandonaba la sala una mujer, aspecto de cordial abuela, con el alma gozosa, que no ha dudado en felicitar al acomodador por la película y que prevenía a los desconocidos que aguardaban para entrar en la siguiente sesión de las bondades de la cinta. Seguramente, y posiblemente con razón, convencida de que el optimista final fue lo que era y no, en realidad, lo que pudo haber sido.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores